GOBIERNO CASTILLA Y LEÓN VICE VOX Gallardo: «Mañueco, sin lugar a dudas, va a ser un pionero» 

Valladolid. El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo (Vox), ha pronosticado que su socio de Gobierno, el presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco (PP), «sin lugar a dudas va a ser un pionero» tras las elecciones autonómicas y municipales del 28 de mayo: «las encuestas dicen que si queremos ser alternativa al Gobierno de Sánchez tenemos que gobernar juntos».

«Creo que (Alberto Núñez) Feijóo no es todopoderoso, quienes mandan son los electores y al final el PP y el PSOE se van a chocar contra el muro de la realidad», ha argumentado en una entrevista con la Agencia EFE sobre la posibilidad de que la dirección nacional popular limite los pactos postelectorales con Vox tras el 28M.

«Si uno ve las encuestas, ni las más optimistas de medios afines al PP le dan la mayoría absoluta al señor Feijóo: ¿va a pactar con el PNV y con los separatistas catalanes? ¿va a pactar con el PSOE? ¿o va a pactar con Vox, que es lo que le está demandando su base social? Eso es lo que tiene que decidir el PP», ha argumentado sobre la relación que espera tras los comicios y sus efectos sobre la coalición en Castilla y León.

PREGUNTA.- Tras casi un año de gobierno con el PP en Castilla y León, ¿pensaba que iba a ser mejor o peor de lo que está siendo?

RESPUESTA.- La realidad es que yo siempre pensé que la cohabitación iba a ser difícil, en algunos momentos lo ha sido, pero estamos teniendo un buen entendimiento y estamos actuando con responsabilidad y altura de miras para ofrecer el mejor gobierno a esta región.

P.- ¿Se imagina a Feijóo poniéndole a usted de ejemplo, como hizo la pasada semana Abascal con Mañueco?

R.- No soy muy optimista con esa expectativa…ha tenido alguna oportunidad para hacerlo y realmente no lo ha hecho. Tampoco estoy muy pendiente de lo que diga el señor Feijóo.

Esas palabras de Abascal le honran, es un acto de enorme generosidad poner a Mañueco de ejemplo, y un acto de justicia, porque a pesar del clima mediático que hay en contra de este gobierno regional el presidente está firme en su compromiso con el pacto de coalición y creo que va a ser sin duda un ejemplo para toda España después del 28 de mayo».

P.- Y esas palabras a Mañueco ¿le benefician o le perjudican?

R.- A la larga sin duda le benefician, no sé si en el corto plazo, por la estrategia electoral del PP, pero lo cierto es que no hay nadie sensato en España que no piense que la solución para sustituir al Gobierno de Sánchez es una coalición entre el PP y Vox. Las encuestas dicen que si queremos sustituir al Gobierno de Sánchez y dar una alternativa, tenemos que gobernar juntos. Mañueco sin lugar a dudas va a ser un pionero.

P.- Las diferencias entre el PP y Vox a nivel nacional, ¿tensionan el pacto en Castilla y León?

R.- Lo más importante y yo creo que es algo que estamos llevando bastante bien es asumir desde el principio que tenemos prioridades y objetivos políticos distintos y centrarnos en lo que nos une. Mientras aceptemos la diferencia y sepamos que cada uno puede hacer una campaña electoral donde ponga el foco en sus principales preocupaciones no habrá problema. El problema es cuando se pretende que un partido aplaste al otro en la coalición, nos estamos dejando espacio.

P.- ¿Cómo cree que recibe Feijóo esos halagos de Vox hacia Mañueco?

R.- Yo creo que si Feijóo piensa en lo mejor para su partido debería recibirlas bien, porque están poniendo en valor a un líder autonómico del PP.

P.- ¿Y la ruptura de Ayuso con Vox?

R.- Es muy ventajista romper con otro partido en el último pleno de la legislatura, es un brindis al sol porque no implica nada… se va a elecciones y decir que rompe es tanto como no decir nada.

Está claro que la estrategia electoral del PP es captar más voto socialista, han hecho un giro a un centro izquierda para tratar de captar ese voto y mientras se sea honesto con los electores es perfectamente legítima esa estrategia.

P.- ¿Imagina a Feijóo impidiendo gobiernos de coalición entre el PP y Vox en otras CCAA?

R.- Creo que Feijóo no es todopoderoso…quienes mandan son los  electores y al final el PP y el PSOE se van a chocar contra el muro de la realidad. Estamos dando una respuesta a los españoles en multitud de materias que no las está dando nadie más. Aquí todo el mundo se está autoproclamando presidente antes de tiempo… pero la soberanía reside en todos los españoles, que son los llamados a las urnas.

P.- ¿Qué tiene el PP de Mañueco que no tiene el PP de Feijóo?

R.- El PP es un partido de mil caras, incluso el PP de Madrid tiene varios PP, el de Almeida que tiene un estilo y el de Ayuso tiene otro. Aquí el PP lo está haciendo bien porque está teniendo capacidad para entenderse con un partido como Vox, que es lo que le estaba reclamando la base social de la derecha. El PP-CyL lo está haciendo algo mejor que el PP nacional.

P.- ¿Quién tiene el mando de Vox en la coalición? ¿Abascal o usted?

R.- Vox funciona de manera unitaria a diferencia de otros y yo la verdad, estoy muy satisfecho de tener las mejores relaciones posibles con el señor Abascal, es inmejorable, y hay una confianza recíproca. Hasta ahora está funcionando muy bien con el primer gobierno regional y con la dirección del partido.

Era importante que Abascal tomara la palabra en ese tema, después de las declaraciones tan contundentes de Ayuso y otros líderes nacionales del PP. Es evidente que la relación entre el PP y Vox en Castilla y León tiene un impacto a nivel nacional. Era importante que Santiago fijara la posición.

P.- Mañueco pidió justo el día antes que no hubiera injerencias en la coalición.

R.- Injerencias tuvimos aquí durante las negociaciones cuando el señor Pablo Casado dijo que no iba a pactar con populistas, xenófobos y una serie de calificativos gruesos que no comparto, o cuando Donald Tusk y otros cargos del PP europeo quisieron vetar esta coalición. Es el PP realmente el que parece que está incómodo en algunos aspectos a nivel europeo y nacional con esta relación.

A nivel nacional no hay otra salida… si uno ve las encuestas, ni las más optimistas de medios afines al PP le dan la mayoría absoluta al señor Feijóo. ¿Va a pactar con el PNV y con los separatistas catalanes? ¿Va a pactar con el PSOE? ¿O va a pactar con Vox, que es lo que le está demandando su base social?, eso es lo que tiene que decidir el PP.

P.- ¿Percibe presiones del PP nacional sobre Mañueco para adelantar de nuevo elecciones?

R.- Yo creo que no esta teniendo presiones, al menos no lo percibo. Tiene un situación de cierta independencia y tiene libertad para gestionar la coalición, creo que por eso estamos teniendo tan buena relación.

P.- ¿Van a agotar la legislatura?

R.- Ese es mi deseo. Como abogado procesalista que era hasta hace poco, tengo el deber de manejar todos los escenarios posibles y a nadie se le escapa que uno de ellos pudiera ser un adelanto electoral, pero verdaderamente confió y deseo que acabemos la legislatura.

P.- ¿Teme enterarse del adelanto electoral por un tuit el 29 de mayo?

R.- Evidentemente contemplo ese escenario como muchos otros, pero realmente no lo veo probable. El PP de Castilla y León actúa con responsabilidad, yo confío en que lo que dice el presidente es cierto, que pretende agotar la legislatura y confía en los resultados de este gobierno. ¿Sé que es una posibilidad? Por supuesto, pero confío en que va a ir bien.

P.- ¿Y a Abascal le ve cara de vicepresidente?

R.- El señor Abascal lo que tiene es cara de presidente, tiene un liderazgo natural clarísimo, cada vez que da un mitin o un acto público lo llena, tiene el cariño de la gente, fruto de muchos años de valentía y coherencia, y un liderazgo a nivel internacional fuera de toda duda (Italia, Hungría, Polonia, Suecia). Es un presidente del gobierno en potencia, sin lugar a dudas.

P.- Pero existe un aislamiento europeo hacia la extrema derecha.

R.- Como premisa, todo esto de la extrema derecha, entiendo que es un calificativo que le sirve a la prensa para situarnos geográficamente a la derecha del PP, pero no la doy por buena.

El aislamiento no lo veo, lo que veo es una desconexión entre las élites de Bruselas que pretenden mantener un estatus quo y luego la realidad de los europeos que están dando cada vez más confianza a partidos de derecha alternativa, conservadores o como usted los quiera llamar. Tarde o temprano un partido como Vox podrá formar un gobierno liderándolo en España.EFE