Anuncios

Actualizaciones de julio, 2022 Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Imagen de perfil de Redacción La Comarca

    Redacción La Comarca Publicado a las 20:58 el 27 de July del 2022  

    VULGO RELATOS El curioso caso de la bedel del cocos campus 

    VULGO RELATOS El curioso caso de la bedel del cocos campus

    coco1
     9. m. Ser imaginario con que se mete miedo a los niños.

     

    Año 2022 / 20 de julio. Un hombre de buena percha sale de su oficina a la calle a media tarde; dos preadolescente en un banco. Tras su paso enfrente escucha: Si no me compran un móvil cómo voy a llamar a la Poli.

     

    Momentos después recuerda  que, tras la media mañana,  tras ir a comprar el pan y pararse de vuelta por el mismo camino delante de las esquelas de la Iglesia, unas chiquillas y chiquillos están sentadas o cerca en los escalones de la entrada principal.

     

    Una mujer mayor que lee las esquelas, numerosas estos días, alrededor del 18 de julio,  comenta a nuestro hombre:

    Son de mi edad, ya me tocará pronto… El hombre le menciona con cariño mientras reanuda su marcha que eso no lo sabe nadie; joven, adulto, mayor …  Cuántos caerán antes que usted o yo y con menos años ¡!

    Al final del callejón aparece como con estado de sorpresa un policía local móvil en mano  entrado en la calle en sentido inverso. Saludo protocolario.

     

    Ahora recuerda que de mañana, a primera hora, cuando estaba desayunando en el balcón, un hombre mayor  le ve mira como con sorpresa desde lejos, desde una calle de salida de un centro privado llamado cocos campus o similar. El señor mayor, parece un abuelo, para de golpe,  saca el móvil y llama.

     

    El hombre  de buena percha, desde el balcón, siente que ha sido una reacción rara.

     

    Horas después, de regreso a su oficina a medio día, otro abuelo o similar le mira mientras se acerca, hace un gesto mínimo de desprecio saca el móvil de los llamados inteligentes y gira alejándose unos metros del hombre que regresa de tarde a trabajar a su oficina.

     

    A MEDIA MAÑANA VIO POR CASUALIDAD A UNA MUJER DE MEDIANA EDAD CON MELENA RUBIA QUE SE PARECE MUCHO UNA BEDEL del  CoCos que es de melena  obscura. ¿Y si es la misma? Está en la puerta del centro.

     

    Si es así, esa persona estuvo convenciendo a personas normales, clientes del lugar, para que llamen a las fuerzas de seguridad si se encuentra con el hombre.

    Se ve que ha estado un mes de vacaciones y ahora ya intenta lo mismo, pero ahora con abuelitos y nietos que aún no tienen móvil:

    ERGO, les ha tenido que enseñar la imagen, la foto, del hombre marcado y difamando por lo que se ve a lo bestia.

    Qué curioso. Es vulgo y está empoderado: ¡cuidado! O tal vez sufra una especie de minusvalía mental. Porque… ¿Quién pagaría por difamar a una persona buena, un ángel?

    Sólo personas manipuladoras, corruptas y maliciosas que saben manejar a miembros del vulgo pueden crear un bucle así… ya funciona solo y se activa cada vez más veces gracias al chismorreo  digital.

    cocos

    RAE 9. m. Ser imaginarios con que se mete miedo a los niños.

    vulgo Del lat. vulgus.

    RAE 2. m. Conjunto de las personas que en cada materia no conocen más que la parte superficial.


    ACTUALIZACIÓN 24 08

    El miércoles 23 de agosto  tres féminas caminan como en dirección al edificio de su casa, hay un restaurante debajo. El hombre se encamina con el mismo destino pero desde un ángulo diferente.

    Las tres chicas  resultaron ser una mujer adulta tal vez madre de pelo rubio, melena y muy buena presencia, una joven tal vez universitaria y una niña. Ésta emprende una carrerita al ver al hombre que se acerca, se apoya en la sombra móvil en mano delate de la esquina de su casa: gafas gordas, melena rubia y móvil con pantalla en mano-

     

    El hombre pasa entre las tres; la madre y mujer joven a unos siete metros a su derecha,  la niña a unos dos a su izquierda. Saluda a las adultas con un buenos días protocolario y entra en su destino. Son las 14:39 horas.

    ¿Iban al restaurante o la niña se puso de cebo vivo tras la difamación de un mes antes en el Cocos?

    Tal vez las dos cosas.

    …………………………..

    ACTUALIZACIÓN 25 08

    Ahora recuerda que semanas antes se asomó a la ventana de su gran oficina tras un rato largo de personas hablando muy alto, como para llamar  la atención de alguien. Voces jóvenes. Eran unos chiquillos, una niña.

    Es la misma que aparece con otras en verano carteras en mano como de mochila cruzándose en su paso un día como de rastro, con mucha gente y puestos en la calle, semanas después.  Al rato, entre tanta gente, el hombre sin parar la marcha hacia su destino usual y diario a esa hora mira hacia atrás un momento:

    A veces personas le hacen foto tras su paso. pero no vio a nadie con ese gesto. Metros después. Más adelante, una mujer hecha y derecha le mira con gesto de enfado. El color de su pelo es parecido al de la chiquilla que hablaba alto en su oficina semanas antes y tal vez una de las de las mochilas escolares.

    Si no es casualidad, ¿Cuántas veces habrán estado forzando algo así? Y estas criaturas ¿cómo  almacenaran en su desarrollo futuro esas esperas? ¿Alguien se ha vuelto loco o son cosas de vulgo?


    Cómo conseguir que ‘La Policía’ se interese por alguien:

    Difama entre personas, mejor entre vulgo o rebozadas de prejuicios, para que llamen a su paso.

    El incremento de casos de ‘anomalía mental’ con la pandemia ayuda mucho.

    Enlace permanente |
     
  • Imagen de perfil de Redacción La Comarca

    Redacción La Comarca Publicado a las 15:17 el 2 de March del 2022  

    VULGO RELATOS Desde la Gran Rusia: Homenaje Vitorino 

    VULGO RELATOS Desde la Gran Rusia: Homenaje Vitorino

    AÑO 2014  La salida del autobús puntual como siempre en la Estación Sur. Unos segundos antes de cerrarse la puerta entró una chica de aspecto caucásico, piel blanca parte como pálida, partes como rosáceas con pecas, ojos azul claro y el pelo largo recogido. Sus pómulos resaltados, como pifpiretos; sonrientes.

    UNOS HOMBRES JÓVENES MIRAN COMO ECXPECTANTES DESDE LA ZONA DE LOS ASIENTOS DE ATRÁS.

    Pantalón corto de verano, bastante corto, piernas bien armadas y proporcionadas, camisa fina azulada  y bolso de cuero marrón. No llevaba más, ni tan siquiera teléfono móvil.

    Se sentó justo a su lado como quien monta en el autobús para ir a clase. No se lo podía creer, fue mirar a la derecha y zas, se le veía parte del pecho derecho con el pliego que hizo la camisa a la altura del escote con la tira del bolso cruzado y al sentarse.

    La chica era espectacular. Simpática con carácter comedido y extrovertido a la vez y aspecto físico de jugar al balón mano. Decía que venía de la universidad de Unamuno de estudiar español y que conoció a un chico de un pueblo cercano y que iba a verle antes de viajar a Barcelona.

    ¿Y no llevas bolsa ni maleta?

    ¿Por qué?

    Vas lejos y sólo llevas un pantaloncito corto y una blusa con la cinta del bolso monedero de mano cruzando el pecho.

    En ese momento le señala de forma elegante con la mano, ya que se la veía desde el principio un pecho en su totalidad: Vitorino y apuntado al exterior. Muy bonito. Pezón alargado precioso.

    La chica, tras ajustarse el escote, pregunta por qué dice eso.

    El pueblo al que vas es dos paradas antes que el mío, que está a cinco horas de viaje.

    La mujer  joven, con gesto enojado, concluye que la han engañado.

    El hombre le habla de su familia, de su casa del pueblo y que si quiere es bienvenida siempre que si algún día va él al suyo en la gran Rusia, también le de alojamiento al menos un fin de semana.

    La chica lo valora, pero al final, tras bajar en su destino, pregunta en la estación y le dicen que en dos horas hay un autobús de vuelta. Sube al vehículo y se lo comunica a nuestro hombre.  Se despiden.

    Una pena, pensó él. Era su primer contacto humano y femenino tras meses y meses y meses de ir saliendo de los efectos físicos adversos de un medicamento: meses y meses en cama.

    Qué bien lo habríamos pasado entre ríos, bodegas y playas, exclamó para sí. Además, tenía dinero por haber malvendido su casa para pagar deudas y sobrevivir tras la mala pauta médica. Y era verano.

    El día antes, precisamente, había viajado para tener una reunión con una abogada para negociar el pago de la deuda principal: una pensión alimenticia.

    La abogada, que ahora sabe que era un poco traicionera, sabía que el hombre iba a viajar. (Ocho años después le confirma que ella no sabe nada del asunto y de hecho le da asesoría al respecto).

    La ciudad  en la que estudió español intensivo la joven mujer del autobús es en la que vive una cuñada del hombre. Ella aparece en la primera parte de estos relatos como harto sospechosa de vulgo difamadora.  REDACCIÓN VULGO RELATOS

    EL CONTACTO SEXUAL EN ESPACIO PÚBLICO ES MOTIVO DE ARRESTO Y MULTA.

     

    HIPÓTESIS:

    ERGO, LA ESCENA EN EL AUTOBÚS A SU PUEBLO TAL VEZ BUSCABA ESO.

    Enlace permanente |
     
Anuncios
c
compose new post
j
next post/next comment
k
previous post/previous comment
r
reply
e
edit
o
show/hide comments
t
go to top
l
go to login
h
show/hide help
shift + esc
cancel

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Anuncios