Máximo Periodismo: Un libro de aventuras para conseguir noticias de portada

Anuncios

A la Tierra

Escrito de un tirón con agradecimiento y reconocimiento profesional a los jefes periodísticos de los medios por la protección y por la decisión de llevar estas noticias a portada.

A los maestros del colegio público Bernardino Pérez y los profesores del instituto público Fernando I, y a cada uno de sus alumnos actuales y futuros, para que entre ellos salgan más Máximos y Máximas en la vocación que elijan:

Con especial recuerdo y agradecimiento con alma a Don José (por su vocación), Don José María (por sacarle a hablar casi todos los días),  Don Manolo (por la pasión), Don Constancio (por sus 10 al cubo llenos de adrenalina y por las ciencias naturales), Doña Socorro (por las clases de lengua), Don Félix (por las de literatura); a Doña Argimira (por mezclarle con los ‘mayores’ en pre escolar cuando les tomaba la lección en exámenes orales), a Don Ignacio (por su hija Ana, su estilo y sus clases de historia), al mejor profesor de Filosofía sin su nombre en el recuerdo, a Don Justo y Don Salvador (por la ética, tal vez excesiva, y la religión)  y muchos más como el ínclito Don Alberto, Catedrático de Matemáticas, que con toda la corporación municipal en pleno, de la que era alcalde, dieron apoyo y un local para  la redacción de la revista  La Comarca Verde, el primer medio de comunicación de Máximo con la aportación profesional de Ángel, reportero tv y gráfico,  fotógrafo con mayúsculas, y Bores, primer ilustrador de portada y profesor de arte.

El periodista Máximo empezó a escribir en prensa nacional en segundo de carrera, por lo que sus conocimientos tuvieron su base útil en las enseñanzas de las aulas del Bernardino Pérez y del Fernando I.

Los grandes profesores de la Facultad, en su segunda estancia,  vienen reseñados con reconocimiento en las referencias del libro Máximo Académico: pero no se puede dejar sin mencionar aquí al Profesor Medín y sus certeras clases de Redacción Periodística.

¡Tres folios de apuntes a mano en todo el año, el primero de la carrera! Son probablemente las notas más certeras que se han dictado en la vida académica de la Complutense. Síntesis suprema.

Sin sus clases lentas, pausadas, con repetidas sentencias, frases que se construían de semana en semana con la crema de lo que un periodista tiene que saber para comunicar con la escritura informativa, la entrada temprana en una redacción nacional con una pieza a vender y publicar no hubiera sido posible.

Gracias a él Máximo aprendió a escribir y titular noticias cuando ni aún se afeitaba. Muchos no se dieron cuenta de su brillantez.  Con profesores como él una carrera se hace en año y medio en vez de en cuatro o cinco.

Gracias también a Mariano, hijo de Don Hipólito, por la lectura final antes de imprimir Máximo Periodismo, todo un lince.  Y a Miguel Ángel Millán Abad, por el visto bueno final como Cronista oficial de la Villa.

A Geni, porque sus cortes de pelo a navaja; clásicos, formales y limpios le habrían reportado a Máximo mejores sueldos en la redacción. Su melena habitual en estas décadas no era adecuada para ayudar más a subir la cotización. Los cortes de Geni, su peluquero desde la primera comunión hasta la universidad, habrían sido apropiados para ello.

Y a Félix, por dejarle la Derby de carreras en la adolescencia y enseñarle su primer trabajo; arreglar pinchazos en el taller de Los Leto, centro de abastecimiento para la mecánica que mueve las vidas de la comarca, la marca,  agrícola y ganadera de Los Oteros, La Vega y El Páramo: Centro del Universo.

Un lugar privilegiado para crecer;  y en coincidencia suprema con las Tartas de Justi, los Pasteles de Patricio, los Caramelos de Doña Mercedes, las Pipas del Cuentero, las Toreras de Doña Paca, las Gominolas de Pilar, los helados de sus hijas y del ínclito Juan, núcleo irradiador de alegría, las Aceitunas picantes del Serranillo, las Patatadas del Jarro Rojo y las de Ruti, la Salsa de Cañitas y Montse, la supersopa regeneradora de Chispi, el Pollo de Francis, el Bacalao al Ajo Arriero de Ángel, el endémico Prieto Picudo de bodega y, ante todo y sobre todo al merendero del Conejo Coyanza: ¡Placer Máximo!

http://WWW.MAXIMOPERIODISMO.COM

 

Máximo Periodismo es un libro de aventuras para conseguir noticias de portada.

Para la Decana de la Facultad de Ciencias de la Información de la ubérrima Universidad Complutense, Carmen Pérez de Armiñán, este libro es:

«Un ejemplo para los estudiantes de periodismo» de hoy.

 

Anuncios

ANUNCIESE EN minianuncio

Anuncios