Los médicos de Castilla y León consultaron 1.815 últimas voluntades de pacientes en 2022

Anuncios

MUERTE DIGNA

León,. Los facultativos de la red de centros sanitarios de la Gerencia Regional de Salud (Sacyl) de Castilla y León consultaron un total de 1.815 documentos de instrucciones previas en el año 2022 para tener en cuenta la última voluntad del paciente, según la información facilitada a Efe por la Consejería de Sanidad.
«Se trata del último año del que se dispone de datos consolidados y del año en el que se ha habilitado el acceso a este registro en la historia clínica electrónica en atención hospitalaria», según han explicado desde la Consejería.

Desde que el registro comenzara a estar operativo, en el año 2008, hasta el 31 de diciembre de 2022 se han inscrito un total de 17.088 testamentos vitales en el conjunto de la Comunidad, menos del 1% de la población de más de 18 años de Castilla y León.

El año pasado fueron 1.753 documentos, un 26,4 por ciento más que el ejercicio anterior, con los mayores aumentos registrados en Valladolid (68,3 por ciento) y León (47,8 por ciento).

Estas dos provincias, junto a la de Burgos, son las que suman más otorgantes, el 24,9 por ciento del total (4.256), en el primer caso, y del 18,6 (3.172) y el 17,9 por ciento (3.053), en los otros dos.

Las mujeres son las que más se han interesado por ejercer este derecho, de tal forma que, del total de testamentos para una muerte digna, 11.030 han sido firmados por ellas (64,5 por ciento) y 6.058 por ellos (35,5 por ciento).
Concretamente, en el año 2022 se decidieron a dar este paso en Castilla y León un total de 1.147 mujeres (65,4 por ciento) y 606 hombres (34,6 por ciento) con una edad media de 60 años.

Un paso con el que han reforzado su autonomía como pacientes, especialmente en lo que hace referencia a la donación de órganos, los cuidados paliativos y el innecesario esfuerzo terapéutico en caso de enfermedad terminal o situación irreversible, es decir, aquella en la que no se atisba una mínima señal de recuperación.

Existen tres procedimientos (ante notario, ante tres testigos o ante personal al servicio de la Administración) para formalizar un documento de instrucciones previas, cuyo objetivo no es otro que dejar por escrito el tratamiento a recibir en el tránsito final de la vida, cuando ya no se puede expresar nada.
Los últimos días no se prolongarán con medidas de soporte vital si el enfermo así lo decide.

En este sentido, la sedación profunda y prolongada hasta la muerte es considerada en España una buena práctica médica, ya que su objetivo es que el final del pacientes sea lo menos traumático y estresante posible.
El testamento vital afecta a situaciones sanitarias concretas como un coma irreversible o un estado vegetativo prolongado.

Además, responde a enfermedades en fase muy avanzada ya sea por un cáncer diseminado o por una patología degenerativa del sistema nervioso o muscular que no responde al tratamiento impidiendo la movilidad y la capacidad de relación del paciente.

La voluntad de donar los órganos y la cesión del cuerpo a la ciencia tras el fallecimiento son otros de los aspectos que este documento tiene en cuenta.
Así, una vez registrado, la decisión tomada por el enfermo prevalece sobre la determinación de su entorno, algo muy útil en una comunidad en la que las negativas familiares a la donación de órganos y tejidos –a pesar de estar tres puntos por debajo de la media nacional- aún se sitúan en un 13 por ciento. EFE

Anuncios

ANUNCIESE EN minianuncio

Anuncios