Anuncios

Actualizaciones de Redacción La Comarca Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Imagen de perfil de Redacción La Comarca

    Redacción La Comarca Publicado a las 20:25 el 14 de August del 2020  

    GUERRA COVID19 El ‘General’ Cecilio Garrido Marcos 

    Cecilio Garrido Marcos, Coordinador del Centro de Salud de Valencia de Don Juan

    ¿Qué pasó? La voz sólida, el tono rotundo y el timbre de seguridad. Cuando entras en la consulta de Cecilio El Médico, ansiedad, stress, preocupación extrema, nerviosismo… se frenan con una sencilla y certera pregunta del hombre al que uno de sus pacientes longevos califica con dos palabras: «Muy humano».

    Cecilio Garrido es empírico, empático y conoce la intrahistoria humana de sus usuarios y pacientes locales. !Y es PISPO!

    Tiene las tablas que le da la vocación y el ser indígena local: Nativo de Los Oteros, la Vega del Esla y El Páramo.

    Lo de ser médico lo  debió de sentir y respirar ya de pequeño en la Clínica familiar en Villamañán. La decisión la tomó a los 15 años. ERGO es un médico por vocación.

    Isidro, hermano de su abuela, pasaba también consulta en el Hotel Guerrilla de Valencia de Don Juan los jueves, día de mercado. Cecilio, el padre, era labrador y herrero y mandaba por tierras de Cabañas. Pudo pagarle la carrera.

    Desde hace muchos años no es posible entrar en su lista excepto si tienes un vínculo muy directo con pacientes y usuarios que están bajo su techo.

    Cecilio sabe cómo funciona el mundo, y no sólo el de los hombres y mujeres de su consulta; también sabe cómo funciona el sistema sanitario y el de los proveedores de tratamientos y medicamentos. Esto es CLAVE de vida.

    Suponemos que su escuela de la vida le entró de lleno antes de conseguir plaza en Coyanza, en sus tiempos de médico en los pueblos del municipio de Pajares de Los Oteros: De allí, centro universal de La Comarca, se sale aprendido. Gran Máster para la vida local.

    Cecilio Garrido Marcos, Coordinador del Centro de Salud de Valencia de Don Juan, es GENERAL en la GUERRA COVID19.

    ¡Vamos a GANAR! con los grandes doctores con vocación y el personal sanitario y de servicios en pie: Todos somos sus soldados. ¡Viva el Planeta! REDACCIÓN Revista La Comarca / Con información de JESÚS

    Hijo de Maruja y Cecilio

    Su madre, Maruja, de Villamañán. Conoció a Cecilio padre por encargos del veterinario del municipio al otro lado del Esla. Y nació Cecilio El Médico. Papi, de Quintanilla de Los Oteros y de Cabañas y la Mami de Villamañán: Cruce perfecto.

    Nuestro General se jubila en octubre de este 2020, pero ya nos anuncia que va a seguir “un AÑO más, porque ¡hace falta!”

    CONSEJO para parroquianos: Que no se estresen, que vivimos en un lugar privilegiado y “la vida es bella”.

    Y una REPRIMENDA ROTUNDA: No puede ser que hagamos un PCR a un caso sospechoso por contacto con positivos Covid19 y que se vaya al mercadillo. Tiene que confinarse hasta que llegue el resultado, que tarda 24 horas o poco más.

    Por cierto, nos señala que si no hay afección renal o similar, al igual que contra la gripe, BEBER AGUA siempre viene bien para ayudar a las mucosas respiratorias A LIMPIAR: «SON UNA MEMBRANA» PROTECTORA.

    Pregunta directa: SOBRE LA PANDEMIA COVID19

    – Revista La Comarca: ¿Estamos en Guerra?

    – Cecilio Garrido: Sí


    VISITAS A ARTÍCULOS

     

    Enlace permanente |
     
  • Imagen de perfil de Redacción La Comarca

    Redacción La Comarca Publicado a las 14:04 el 14 de August del 2020  

    Sergio y Ángel: Top Coyanza 

    Enlace permanente |
     
  • Imagen de perfil de Redacción La Comarca

    Redacción La Comarca Publicado a las 13:56 el 14 de August del 2020  

    Santos entra a lo grande en La Bodeguilla 

    Enlace permanente |
     
  • Imagen de perfil de Redacción La Comarca

    Redacción La Comarca Publicado a las 20:59 el 12 de August del 2020  

    Miguel Ángel Millán Abad, en DOS FOTOS 

    Miguel Ángel Millán Abad, cronista oficial de la Villa de Coyanza, fue de los primeros en ser hospitalizado por la pandemia de nuevo coronavirus.

    Estima que lo cogió en la ebullición de las relaciones sociales que todos los años trae la Feria, justo cuando la cepa oculta se mostraba más agresiva.

    El cronista de Valencia de Don Juan lo puede contar: ¡Para eso lo es! Para que cuente la historia de Coyanza con sus tomos en tapa dura que son la referencia bibliográfica máxima del pueblo en el que amamos, reímos, trabajamos y lloramos, a veces. Para nosotros es el libro de cabecera de la revista.

    Nos lo encontramos en la terraza de un Oasis de los coyantinos finos y la conversación  fue cámara de fotos en mano:


     

    FOTO 1 Ha visto las orejas al lobo

    Miguel Ángel muestra aún el temor al virus, al bicho. Su cara fija el gesto: No se sabe porque unos caen y otros no, nos señala. Fíjate el momento retratado con nuestra Nikon:  Es el gesto del que ha visto las orejas al lobo desde la cama de un hospital.


     

    FOTO 2 Ha salido de ésta

    Pide a Maxi un clarete y la mujer le quita la bolsa de gusanitos colorados de las manos, que no son buena tapa para el colesterol de la edad y Maxi, bandeja redonda plateada en mano, suelta su clásico ¿Qué ponemos de tapa? Y empieza a recitar las cinco del día. Un clásico.

    ¡Ay! Viva Miguel Ángel Millán Abad.

    REDACCIÓN REVISTA LA COMARCA

    Enlace permanente |
     
  • Imagen de perfil de Redacción La Comarca

    Redacción La Comarca Publicado a las 10:14 el 9 de August del 2020  

    Miguel y Sebastián son ALMA de los Campos de Valencia de Don Juan: ¡Tenemos la FOTO! 

    Miguel cultiva las tierras al pie de El Muelo, Sebastián saca a sus ovejas a los pies de La Parva.

    Muelo y Parva son los dos lugares míticos, casi metafísicos de los grandes campos de Valencia de Don Juan, antes llamada De Campos por estas inmensas tierras de cultivo hacia las altas de Los Oteros.

    En la Parva habitaron en el Siglo II primeros nativos de Coyanza en el sitio de Parva Secos, con un manantial cristalino en medio del asentamiento.

    En El Muelo Dios clavó la punta del compás con el que trazó el perímetro de nuestra Comarca: Es el centro del Universo.

    Hemos tenido la inmensa suerte de cruzarnos por las pistas agrícolas un día de estos y logramos hacer la foto del año.

    Si no es porque Sebastianín le dijo a Miguel Martínez, padre del diseñador gráfico Mike Baro,  que diera para atrás la 4L, que ‘a ese le conozco’, no hubiera sido posible el encuentro más allá de un saludo al paso de coche frente a bicicleta con el Sol de Los Oteros en todo lo alto.

    Miguel y Sebastián son ALMA de los Campos de Valencia de Don Juan: Grandes de Coyanza. ¡Tenemos la FOTO! REDACCIÓN REVISTA LA COMARCA


    El Agricultor GIGANTE que un día BAUTIZÓ a La PARVA y El MUELO

    Enlace permanente |
     
  • Imagen de perfil de Redacción La Comarca

    Redacción La Comarca Publicado a las 07:54 el 8 de August del 2020  

    ¿Por qué el que entra aquí ya no sale? 

    ¿Por qué el que entra aquí, usualmente, ya no sale? Resulta que la fuerza del agua es descomunal ahí dentro. La corriente parece plácida, el paso del cauce del canal relaja con su transparente agua de vida de camino a las tierras.

    En la parte de abajo calculamos dos metros de base y arriba unos cuantos más.

    De media por segundo pasan unos 1.000 litros, en 10 metros cúbicos en un tramo medio.

    Ergo,

    si caes ahí dentro de arriba abajo te pasan por encima mil kilos por segundo: Una tonelada. No sales.

    Las paredes inclinadas están resbaladizas y es muy difícil el agarre, casi imposible.

    El baño está prohibido, y con razón, porque es peligrosísimo: En grado extremo.

    Decenas de animales mueren cada año cuando se acercan a beber, especialmente en semnas de sequía.

    A más profundo más peso, por lo que sólo los pequeños tienen alguna posibilidad de salir si caen. Hemos visto corzos y grandes cánidos hinchados tras horas de combate para salir.

    El peso del agua se nota en grado extremo en cáuces profundos con corriente en ríos. El diseño del canal en V lo muestra con más limpieza física.

    En esencia, si te metes es como si te atan dos cuerdas a las piernas  y a un coche cuesta abajo: le quitan el freno de mano y para abajo que vas. REDACCIÓN con información de testimonios técnicos

    CAE  UN GRANDE DE LA COMARCA

    Era uno de los canes más grandes de la comarca; de apariencia mastín. Cayó al canal de regadío los primeros días de apertura que llegó con agua. Tal vez se ahogó cuando iba a beber.

    Enlace permanente |
     
  • Imagen de perfil de Redacción La Comarca

    Redacción La Comarca Publicado a las 12:10 el 6 de July del 2020  

    Araceli: Altar del Cielo 

     

       Altar del Cielo engendró, crió y sacó adelante a seis churumbeles guapos, sanos y fuertes.

    Fue una de las primeras asturianas que enamoró con un indígena local en las zonas soleadas de aire seco y limpio del sureste al otro lado de los Picos de Europa, donde las nubes atlánticas quedan petadas en un ambiente de humedad y frescor sin Sol.

    La mujercita llegó con sus padres y hermanas  al veraneo y emparejó con un joven industrial local. Ambos  de familias numerosas, crearon la suya también numerosa.

    De crianza cristiana, educada en los valores católicos, su corazón no estaba preparado para el mundo adulto en el que todo gira alrededor del dinero. Era cándida, inteligente y llena de sentido común, pero sin malicia ninguna.

    Su matrimonio generó estabilidad y más riqueza en la empresa familiar de su marido y hermanos.

    Su suegro llegó del páramo, empezó de pinche de obra, luego de aprendiz de guarnicionero y, al fin, fabricante y comerciante de éxito.

    Compró buena parte de la Plaza Mayor de la comarca, con la Iglesia y el Ayuntamiento de vecinos,  y amplió el casco urbano hacia el norte.

    Negocios de ebanistería, fábrica de muebles, calzado, arreos de caballos y parcelaciones de tierras para construcción fueron sus  emprendimientos empresariales de la mano de sus numerosos hijos.  Imposible mejorar.

    Dios Familia y Propiedad; éste era como el lema vital de los abuelos surgidos de la unión del páramo y la estepa a orillas de un gran río. Él, muy modesto, ella una fértil Ángela de ojos azules.

    Sus padres se unieron por la casualidad de la pérdida de un tren por la afición extrema a los toros. El futuro papá, un ángel,  emigraba con su hermano a Europa para trabajar y ahorrar; bajó en una estación, aprovechando una larga parada, y se fue a ver los toros que se anunciaban en un cartel.

    Lo perdió. Su hermano a Francia; él, un ángel, a Asturias. Casó allí con la hija de un cocinero del Palacio Real a la que bautizó con un nombre de oro: Aurina.

    Las tortillas de pan de la abuela eran míticas en los veraneos de risas y juegos de los numerosos nietos.    Nunca fue al médico y cuando se deterioró su salud tras una caída en su casa, despareció de la vida en su dormitorio, cuando aún no había cumplido los cien años,  estando al cuidado especial de su yerno, el esposo de la hermana que se encargó del cuidado de otros dos en sus últimos meses de vida.

    Cuarto hermanas y un hermano tenía Altar del Cielo. El chico fue obligado a dejar nuevos estudios universitarios, tras terminar comercio,  para llevar el negocio familiar de mayorista de frutas y patata gallega, de gran éxito en restaurantes y comedores.

    Eran los tiempos de la discriminación negativa: Las chicas en casa y a casar, y los chicos a trabajar. Vivió en la soltería. Sus conversaciones eran un río caudaloso de sabiduría y conocimiento. Nunca dejó de leer. Otro ángel.

    Falleció ya de mayor estando al cuidado de una hermana y su familia. Semanas en cama en la casa de ella; su única heredera: Murió solo. En esa tarde en la casa no había nadie. Sus cuentas bancarias daban para pagar cuidadores de día y de noche. Curioso.

    Otra hermana, peletera local de éxito,  también terminó sus días al cuidado de la también heredera tras varias modificaciones testamentarias en coincidencia con la muerte de otros herederos. La pusieron en una residencia al cuidado de unas hermanas religiosas  para descansar unos días en la costa mediterránea, y zas. Falleció. Ay. Una hermana, emigrada al otro lado del Atlántico sentenció: Les tenían aislados. Murieron solos.

       Altar del Cielo murió en paz estando a solas con su marido. Se encontró mal y lo vio venir instantes antes:

    Echada en el sofá de la sala de estar, le dio tiempo a despedirse en la serenidad que da una vida llena de bien. Le dijo lo siguiente a su marido, ya anciano, que estaba en el sillón de al lado junto a la ventana, según relata su esposo y padre de los numerosos hijos:

    Me voy, no te preocupes por mí:  Voy al Cielo.

    FIN

    Ella olía a perfume Joya,  Chanel Nº5, Nivea, Heno de Pravia y a collar de perlas.

    Él, a Varón Dandy, Loewe y ropa lavada con Skyp y secada al sublime Sol del patio familiar gobernado por las descomunales hortensias de color rosa plantadas por Altar del Cielo y que aún crecen tan altas como en Asturias.

    Altar del Cielo: Ara Celi

    ARA Altar

    CELI Chelo, Cielo

    Enlace permanente |
     
Anuncios
c
compose new post
j
next post/next comment
k
previous post/previous comment
r
reply
e
edit
o
show/hide comments
t
go to top
l
go to login
h
show/hide help
shift + esc
cancel

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Anuncios