Los OTEROS, la comarca en la que las aves se convierten en ‘COMETAS’

Anuncios

Bolsa de pipas, prismáticos y a mirar el vuelo de aves en los campos ondulados de la comarca de Los Oteros, en la parte alta de la meseta de la mitad norte. Los terrenos altos y el viento dejan a numerosas aves como suspendidas en el aire o planeando de forma casi continua .

OTEAR AVES

En la franja fronteriza entre las faldas de los silvestres Picos de Europa y la inmensidad de las tierras llanas de campos de castilla, se encuentra una de las comarcas más extensas de la península en la que su ondulado territorio, en forma de oteros, cuetos y tesos, como montañitas, vive un espectáculo diario de vuelo de aves planeando sobre el viento y la suave brisa: Son como cometas.

Sólo hay que sentarse y mirar.

En Valencia de Don Juan, llamado CoyAnza por ser el alto más grande de su vega sobre el río Esla, este espectáculo se puede ver sin salir del caso urbano y sentado.

El mejor sitio es al lado del Castillo, en una cornisa con barandilla provista de bancos, situada al lado de la iglesia, de la hospedería de Los Padres Agustinos, llamada de la Virgen del Castillo Viejo.

HEGEMONÍA REAL

La presencia hegemónica del Milano Real, el planear de la Cigüeña blanca, la entrada y salida de ánades reales, gansos, garzas y cormoranes ‘buceadores’, es prácticamente permanente.

Los patos manejan una técnica perfecta para entrar en el río. La bajada rápida de un ala para poder aterrizar en el agua entre las altas choperas es sencillamente un espectáculo aéreo.

La mayor fuente de turismo de invierno en provincias como Huelva, con el parque Nacional de Doñana, son británicos  amantes de las aves; aquí, en Los Oteros hay posibilidad de observación permanente tanto en invierno como en verano.

En la época estival llegan del trópico africano los ‘comeabejas’.

La observación de los vuelos en suspensión aérea del abejaruco en las altas paredes de arcilla en las tierras altas, es sencillamente un delicatesen para los amantes de las aves: Es sublime. REDACCIÓN/Con observadores de la UNLE. FOTO: ÁNGEL MORENO

Anuncios

ANUNCIESE EN minianuncio

Anuncios
Anuncios