Las ‘Médulas’ de Los Oteros

Anuncios

PLAN ROMÁNTICO PARA CORRER LA TORTILLA

Tocar las nubes a su paso

Dominar con la vista el gran valle

Entrar en el laberinto de los Hornos

Comer una tortilla de patatas

Llegar hasta el pueblo de Quintanilla de los Oteros, subir andando por el camino de las bodegas, coger una botella de clarete, llegar a la cima a la altura de las antenas de radio aficionados, mirar el pueblo, avanzar unos cientos de metros en dirección a La Parva y ya estás: En los Hornos de Quintanilla y en la zona del sitio La Montañesa, la parte alta de Los Oteros, llamados así por ser excelentes para mirar, para otear.

En tardes de nubes bajas las sientes muy cerca, la mirada se pierde en los horizontes más allá de la vega y los surcos profundos de los ‘hornos’ dan intimidad, tranquilidad y sensación de bienestar.

El lugar perfecto para el primer beso de amor. Los jóvenes de Quintanilla lo hicieron por generaciones. En los Hornos se corren la tortilla desde siempre. Son Las Médulas de Los Oteros. REDACCIÓN

Anuncios

ANUNCIESE EN minianuncio

Anuncios
Anuncios