Extra, Extra: ‘CALEFACCIÓN GRATIS’ en Valencia de Don Juan

Anuncios

‘Todo coyantino que vive en Valencia de Don Juan tiene derecho a calefacción de por vida’.

Así puede rezar tras la lectura de este artículo si prospera la idea si es viable para todas las partes: Conectar las térmicas de Garnica y Ceranor a un sistema de calefacción de distrito para todo el pueblo.

Ésta es, o sería,  una iniciativa potente contra la despoblación rural, tanto que personas que trabajan en la capital vendrían a vivir y empadronarse en la cabecera de la Comarca de Los Oteros y la Gran Vega: Valencia de Don Juan.

INVERNADEROS AGRÍCOLAS

Los tubos de agua caliente pueden calentar futuros invernaderos agrícolas a instalar en las inmensas tierras cercanas a las factorías, todas ya de regadío, en una primavera permanente;  además de centros públicos, casas, tiendas, oficinas y fábricas…

Aprovechar para todos el calor residual del horno de gas natural de la fábrica de ladrillos y de electricidad de Ceranor y el calentador gigante de biomasa de Garnica que usa para secar la madera de chopo que convierte en tablones de chapas.

FÁBRICAS DE PAREDES Y DE CALOR

Garnica y Ceranor, dos fábricas de paredes, pueden ser ahora también fábricas de calor, de bienestar para los fríos inviernos de Coyanza.

¿Te imaginas pasar por la Calle Mayor en pleno invierno sin pasar frío, tener calefacción en edificios, tiendas y hogares sin pagar combustible? Sí, se puede o podría hacer.

Las obras de calefacción de distrito están subvencionadas usualmente con fondos europeos para ecogeneración. Los sistemas actuales ya instalados en cada casa siguen funcionando en paralelo cuando se precise. No se cambian y siempre darán agua caliente de saneamiento y de calefacción cuando se precise.

(Aquí hay siempre hay que estar pispos, porque si les dejas, a empresas de combustible como gas,  quitan lo que hay para que dependas de ellos siempre).

Sólo se trata de pasar los tubos de agua caliente de las dos fábricas por el pueblo y en cada edificio o granja se usa un  intercambiador de calor a modo de subcentral. El agua vuelve a Garnica y Ceranor y de vuelta a calentar.

Esto reduce emisiones de gases contaminantes y de cambio climático y se gana en eficiencia energética. Todos ganan. Las familias y negocios ahorran, reducen el gran gasto mensual de calefacción.

Distribuir agua caliente de distrito es lo mismo que se hace con la distribución de electricidad, señal de teléfono o con el agua, pero no hay que pagar por el consumo. El combustible ya está pagado. REDACCIÓN RevistaLaComarca.com

PÁGINA GARNICA

http://www.garnica.one/garnica/corporativo

PÁGINA CERANOR

http://www.ceranor.es/

 

Anuncios

ANUNCIESE EN minianuncio

Anuncios
Anuncios